446° aniversario de la llegada de nuestro patrono el señor de luren a ica

  • 0

446° aniversario de la llegada de nuestro patrono el señor de luren a ica

luren

Historia del Señor de Luren

 

Según los datos, su imagen pudo haber sido creada por el gran escultor Miguel Angel, obra que en el siglo XVI, fue comprada por un caballero inglés de apellido Smith. A su deceso, la imagen queda en la capilla familiar.

Pocos años después, al estallar en Inglaterra el enfrentamiento entre Protestantes y Católicos, Lord Smith, heredero de la familia, ordena ocultar la imagen, para prevenir de que caiga en manos de los Protestantes, permaneciendo por espacio de casi 10 años, en el sótano de su hogar, hasta que en 1568, decidió enviarla al convento de los padres franciscanos en el Perú.

La embarcación, próximo a llegar al puerto de destino, se encuentra de pronto en medio de una tormenta que parecía querer hundirla; motivando que su Capitán, ordenara arrojar todos los bultos pesados.

Cuando se calmó la tempestad, unos pescadores que divisaron los bultos, los rescataron. Luego las autoridades aduaneras, al percatarse que su destino era el convento de San Francisco de Lima, los hicieron llegar a los padres Descalzos; quienes al recibirlos, los almacenaron en su depósito.

Por aquellos años, la congregación Franciscana de Ica, estaba a cargo del Padre Fray Francisco de Madrigal. Su parroquia carecía de imágenes y al enterarse que existían algunas abandonadas en el convento de San Francisco de Lima, decide viajar a dicha ciudad, para comprar parte de ellas. Luego de escoger unas cajas, sin ver su contenido, solicita su envío al puerto del Callao, para desde allí, embarcarlas rumbo a Pisco, donde luego fueron encargadas a un arriero de apellido Buleje, quien debía llevarlas hasta el Convento de San Francisco en Ica.

El trayecto era largo y el desierto de un Sol abrazante; por lo que el arriero decide descansar un momento y de paso, dar de comer y beber a sus bestias de carga. Vencido por el cansancio, se queda dormido y al despertar, encuentra que una de las mulas había desaparecido.

Algunos kilómetros más adelante, aquel día 25 de febrero de 1570, en un bosque denominado Rodamonte, (parte sur del valle de Ica, Hurin), varios vecinos del lugar, encontraron a la mula sola sin cuidado alguno; decidiendo llevarla hasta las autoridades de Villa de Valverde, pero la mula, no dio muestras de querer moverse. Los Padres Franciscanos, quienes esperaban la carga, se enteraron del percance y se apersonaron al lugar. Siendo imposible hacer que la mula siguiera su camino en ruta a su destino final, los sacerdotes decidieron descargar los bultos, abrirlos y ver su contenido. Al hacerlo y encontrar la bella imagen del Cristo Crucificado, cayeron de rodillas. Dicho episodio, fue interpretado como que la efigie deseaba quedarse en dicha zona. Más tarde, Nicolás de Ribera “El Viejo”, primer Alcalde de Lima, mandó construir en dicho lugar, un pequeño templo y un hospital para indios. Después, se construiría un templo a lo largo de sesenta años, hoy convertido en centro de peregrinación.

NI HACHAS, NI FUEGO. Pero hay más tradición en torno a Luren. El historiador Alberto Casavilca Curaca y el investigador César Sánchez Baiocchi, así como relatos orales, refieren que en la Guerra del Pacífico, durante la ocupación chilena, la soldadesca extranjera trató de llevarse la imagen, pero se puso pesante y no pudieron cargarla. Decidieron destruirla y la golpearon con hachas, pero éstas se rompieron, mas no la imagen.

Un hecho verídico ocurre en 1918, cuando el templo se incendia y destruye a iglesia por completo y quema el tronco de la imagen, pero no su rostro que queda casi intacto. Diestros artesanos iqueños se encargaron de restaurarla. Retiraron las partes quemadas y la enchapan con cedro traído de Nicaragua, cubriéndose las imperfecciones y refacciones con un barniz oscuro. Desde entonces se le conoce como el Cristo Moreno de Luren.

LA HERMANDAD. Esta labor es atribuida a la sociedad de los 16 amigos, presidida por Alberto Cierra Alta. Tal asociación hoy se denomina la hermandad del Señor de Luren de Ica y se encarga de organizar las procesiones, tanto la del tercer lunes de octubre, como la tradicional de jueves santo.

Pero esa no fue la única restauración de Luren. El investigador y docente universitario Miguel Ángel Sevillano Díaz recuerda que la primera ocurrió después del terremoto de 1813, cuando igualmente parte de la imagen se destruye por el impacto del derrumbe de la pared de adobe de la espalda del altar. ?Quedó intacta solo la cabeza?, evoca al contemplar la imagen.

En el terremoto de 2007 la iglesia igualmente se destruyó, pero la imagen se conservó intacta. Hoy en día el Señor de Luren permanece en una capilla provisional de techo de calaminas y es anhelo de todos sus fieles que se reconstruya su templo.

 

 

Déjanos un comentario

Plaza de armas Santiago

Facebook